Primera evaluación de sobrevivencia para la reforestación 2011


 (17 de noviembre de 2011). Aproximadamente 16 semanas después de plantar, MBF ha vuelto a los sitios de reforestación para observar cómo se están adaptando las plantas a su nuevo entorno. Una vez más, este trabajo de campo está siendo dirigido por Pablo Jaramillo, con la ayuda de Tacho y Gerardo de Alternare, Lalo y Teo (estudiantes de la UNAM) y Agustín, Víctor y Magdaleno, que son de la comunidad de El Rincón. El equipo se propuso determinar las tasas de supervivencia de plántulas en cuatro a sitios de reforestación, así como la parcela experimental. La parcela experimental consistió en sitios donde se aplicó una enmienda orgánica para determinar su influencia sobre las tasas de supervivencia de los árboles. Además, los árboles de 2 procedencias diferentes están siendo evaluados para determinar si los árboles producidos en el país se adaptan mejor que los árboles traídos desde un vivero comercial. Después de la temporada de lluvias, los resultados preliminares muestran que los árboles producidos localmente tienen una tasa de supervivencia del 100% mientras que los árboles de los viveros comerciales tienen una tasa de supervivencia del 98%. Además de las tasas de supervivencia dentro de la parcela experimental, el equipo también supervisa los sitios que fueron reforestadas en la temporada 2011. Las tasas de supervivencia determinada en estos sitios fuera de la parcela experimental muestran tendencias similares. En dos sitios donde solamente se plantaron los árboles de los viveros se registran tasas de supervivencia entre el 95-97%, mientras que, en los otros dos sitios donde se plantaron árboles de los viveros comerciales observamos tasas de supervivencia entre el 90-93%. El resto de los sitios reforestados serán monitoreados, así que nos permitirá determinar si estas tendencias preliminares también se observan en otros lugares. Pablo y sus colegas también han observado que las plántulas, dependiendo de los sitios, se están adaptando de manera diferente; los árboles producidos en el país tienen un color verde más intenso y un aspecto más saludable que los árboles traídos de un vivero comercial. Si los plantones de los viveros de la comunidad muestran una mayor tasa de supervivencia para el resto de la temporada, es probable que MBF incremente el número de plántulas compradas en estos nursuries, para futuros proyectos de reforestación.